User Tag List

Resultados 1 al 1 de 1

Tema: Galvar Baradin

  1. #1
    Jugador
    Estoy: En la senda
     
    Avatar de Aard
    Fecha de Ingreso
    28 oct, 14
    Ubicación
    Kaedwen
    Mensajes
    314
    Gracias
    31
    23 Gracias recibidas en 15 Posts
    Mencionado
    0 Post(s)
    Etiquetado
    0 Thread(s)

    Galvar Baradin



    Galvar Baradin

    Galvar Baradin, primogénito del duque Reginald Baradin II. Señor de Tol'barad y la bahía de Baradin. Fue y es un destacado y joven general de la alianza que defendió con éxito la isla de Tol'barad durante la segunda guerra en muchas ocasiones, la flota orca había confrontado al reino de Kul'tiras y sido terriblemente debilitada pero los defensores de Tol'barad también tuvieron buena culpa de la decisiva derrota de la flota orca en las costas del oeste. Sus métodos eran drásticos en la gran mayoría de los casos enorgullece diseño de su ascendencia Stromica hacia valer la barbaridad de los antiguos hombres de las tribus con toda clase de tácticas que gustaban de sembrar el terror más puro en los corazones de esta enemigos, nada estaba prohibido con tal de ganar una batalla para el osado general. Con solo un escuadrón de catorce hombres redujo la presencia de los exploradores de la horda en northeron, en mitad de la noche los sorprendió degollandolos uno a uno y quemando vivos a los que habían tenido el infortunio de continuar con vida, aún con la terrible fama que granjeó a sus espaldas se unió sin impedimento alguno a los hijos de Lothar cuando desde la fortaleza de Nethergarde en la última batalla de la segunda guerra en Azeroth hicieron retroceder a los orcos llevando la muerte a su propio mundo. Se dice que durante esta última batalla, Galvar dio cuenta de las cabezas de muchos orcos ni más ni menos wuea nada desdeñable cifra de trece orcos muertos, tres gravemente heridos con amputaciones y un ogro lo bastante estúpido como para confrontarlo en un mal día al cual según narran le arrancó de cuajo el único ojo de su cabeza con sus propias manos desnudas.

    Ascendió rápidamente colocándose como uno de los mayores confidentes en la guerra del alto general Danath Aterratrols, sus métodos aunque no eran demasiado bien vistos habían probado ser insólitamente efectivos en todas y cada una de las ocasiones lo cual fue bien visto por el legendario general. Durante la guerra en Draenor lideró varias defensas de puntos estratégicos clave en toda la selva de tanaan y puso en jaque a los clanes Mascahuesos y foso sangrante en varios puntos de la extendida guerra. Durante una de estas batallas en la jungla fue alcanzado por una flecha envenenada en la pierna la cual amputaron rápidamente entre terribles gritos de dolor para que el veneno no se infecta al corazón y pusiera fin a su vida, aun cuando le colocaron una prótesis de hierro en sustitución no por ello las próximas batallas resultaron menos sanguinarias para su deleite, acompaño al alto general Aterratrols hasta las ruinas de Auchindoun donde erradicó a muchos de los mejores guerreros de élite del clan foso sangrante antes de que Danath pusiera fin a la vida de su líder, Kilrogg. Pero Galvar en esta batalla que se saldó con victoria también se ganó una cicatriz en la cara que destrozó su oreja izquierda por completo y dejó inservible el ojo derecho, aún con todas sus victorias junto a su amado líder no pudo evitar que el brujo Ner'zhul en un último intento desesperado de victoria u huida abriera una cantidad ingentes de portales por todo el planeta haciendo que todo colapsara y perdiéndose aparentemente toda pista de la expedición de la alianza en el extraño mundo de los orcos dándolos por muertos, muchos de héroes entre quiénes se hallaba Galvar Baradin considerándose héroes de guerra. Entretanto el tiempo corría en Azeroth y la tercera guerra estalló entre el misterio que envolvía las acciones del culto de los malditos, el padre de Galvar, el duque Reginald Baradin lograba defender con uñas y dientes la isla pero aún cuando la guerra se ganó a un alto costo de vidas humanas y posiciones estratégicas que quedaron abandonadas a la ruina y el polvo no todo regreso a la normalidad. Tras la victoria en la segunda guerra los orcos que permanecieron en Azeroth fueron recluidos en campos de internamiento o prisiones por todos los reinos del este, este decreto lanzado por el rey Terenas Menethil fue motivo de muchas risas y finalmente la fragmentación de la alianza de Lordaeron. El duque Reginald con raíces en las duras gentes Stromica estaba en completo desacuerdo con las directrices del monarca pero Tol'barad no era más que una pequeña isla con aldeas dispersas y entrar en conflicto con las grandes potencias del continente que si apoyaron la medida de Terenas como Ventormenta o Kul'tiras habría resultado en un fracaso comercial aún peor que la guerra en si. Así pues el duque accedió y procedió a erigir una prisión fortaleza en medio de la isla sur en la cual internaron a los orcos aletargados hasta que bien murieron de hambre o fueron liberados en las revueltas esclavas dirigidas por el jefe de guerra Thrall. El hueco en las celdas que habían dejado los orcos fue ocupado por seres de malicia incomparable y magia negra tal como eran los demonios que casi asolan Azeroth.


    Su efecto pronto se hizo notar en la isla, las plantas y praderas que antes destacaban por su verde esmeralda al son de la suave brisa del océano fueron víctimas de la corrupción, la hierba murió y las plantas adoptaron tonalidades grises y tacto mustio. Muchos árboles murieron y otros se deforma ron en formas antinaturales y finalmente la corrupción afecto a las posturas que bien desesperaron murieron rápidamente o enloquecieron suponiendo un problema para las aldeas de la isla. La corrupción avanzaba a un ritmo tan elevado que fue cuestión de tiempo que llegara al alcance de los humanos, el teniente Farson un vasallo de renombrada valía y utilidad a la casa Baradin en el pasado pronto cerro las puertas de su fortaleza y se recluyó amenazando de muerte a todo aquel que tuviera el poco juicio de acercarse demasiado a sus murallas, los pescadores de la aldea cienorrojo se dieron a la piratería haciendo de esa pequeña aldea foco neurálgico para las mercancías prohibidas que traían los barcos desde los puertos costeros goblins al oeste y sur de Tol'barad. Pero la mayor victoria de la Legión demoníaca fue corromper la mente del mismísimo duque, llenando poco a poco su mente de visiones de mundos lejanos en llamas, consumidos por hordas de demonios casi infinitas. Las voces que le llamaban a buscar la traicion en cada uno de sus más leales hombres también se comenzaron a dar con frecuencia y pronto el hombre hasta entonces de carácter vivaracho para con sus hombres se tornó radicalmente en alguien huraño, siempre oteando los rostros de los posibles traidores con sus ojos llenos de arrugas por ser privados del reparador beneficio del sueño tranquilo.

    Finalmente su locura llegó a la cúspide de la corrupción cuyo cuerpo podía soportar, totalmente desquiciado su demencia se dirigió contra sus seres más queridos cometiendo la matanza de fuerte Baradin donde degolló a su nuera y mujer, estranguló a su nieto de tan solo unos pocos años y finalmente se ahorcó en una viga de madera de sus propios aposentos. La Legión había cumplido con su plan, descabezar el liderazgo de los Celadores de Baradin , horrorizados y desubicados sin un líder se eligió al comandante Marcus Jhonson como nuevo miembro al mando, aunque joven se había probado como un soldado bastante capaz a la hora de reprimir las incursiones piratas y de la horda que en ocasiones se presentaban ante sus costas, los registros del duque hasta entonces impolutos por sus hazañas de renombre y vida ejemplar se cerraron para siempre, nadie quería añadir como murió y los crímenes horribles que cometió prefiriendo recordarlo como el gran hombre que fue y no la bestia como la cual murió. Entretanto y totalmente ajeno a esto llegaron las cruzadas ardientes de Azeroth contra el recientemente reabierto portal oscuro, allí hallaron que los héroes que idolatraban como mártires de la lucha contra el mal aún permanecían con vida en la mayoría de casos, Galvar Baradin era uno de ellos. Era mas viejo, experimentado y debido al colapso del planeta habia perdido una de sus piernas y ahora portaba una protesis, pero seguia manteniendose activo como ningún otro en el frente de batalla lanzando continuas ofensivas contra la horda vil.


    Cuando llegaron a sus oídos los males que habían acontecido en Azeroth mientras el estaba ausente se quedó paralizado, las noticias de la perdida de su padre y en confidencia los crímenes que cometió le dañaron tanto física como mentalmente al golpear repetidas veces y por toda una noche las paredes de roca de sus aposentos hasta que el puño desnudo rebosaba sangre y la garganta estaba seca por los gritos de ira y angustia entremezclados. En aquel momento supuso que no tenía nada por lo cual vivir más que servir a Danath Aterratrols como llevaba haciendo ya largos años y así continuo salvaguardando el portal desde la fortaleza de Nethergarde por años, ausente en la decisiva derrota de Illidan el traidor, las campañas de rasganorte no fue si no hasta que Alamuerte sacudió los cimientos del mundo que se vio obligado a desviar la atención. Tol'barad que se había hallado durante años en un constante asedio de la horda en la isla se enfrentaba entonces a la liberación de los horribles prisioneros demoníacos que habían confinado, consternado por las nuevas decidió acompañar a Lord Danath Aterratrols hasta Tol'barad retornando al que fue su hogar por tantos años con la intención firme de detener el avance de la horda y liberar una vez más la isla de su asalto. Pero no eran muchos quienes aún con su impoluta reputación en todos los combates cuántos librará lo querían aceptar, las voces que se alzaban le acusaban de haberlos abandonado todos los años que había permanecido en Nethergarde esquivando sus responsabilidades recién adquiridas como nuevo señor de la casa Baradin y por tanto Tol'barad. Cobarde, traidor, pronto las voces acallaron cuando los que se atrevieron a hablar así fueron desafiados a combate único y asesinados de la forma más horrible por el propio Galvar quien se aseguraba de destripar los lo suficientemente limpio para que vieran sus tripas salirse del abdomen antes de morir, otros recibían un golpe que les derribaba al suelo y era entonces cuando Galvar tomaba cuenta aplastando el cráneo de aquellos que menospreciaban el dolor de la perdida que había padecido en esa misma isla por mano de la Legión.

    El comandante Marcus Jhonson, líder desde la marcha del duque no dudo un instante en restaurarlo en su rango correspondiente nombrándolo Alto comandante de los Celadores de Baradin y señor de su casa. Estaba dispuesto a resarcir a los celadores de las avergonzara derrotas que durante las últimas semanas habían padecido a manos de la horda y mantener su hogar a salvo de cualquier forastero con anhelos de conquista. El “mediohombre” o carnicero de Auchindoun como solían llamarle por sus heridas y sus gratas de batalla en Draenor ha destacado desde ese día como un líder brutal no teniendo ningún reparo en usar toda táctica por sanguinaria que sea para lograr sus objetivos y defender a su gente, firme opositor de los reyes que les condujeron a aquella situación de asedio pronto los caminos de Tol'barad se han visto nuevamente repletos de orcos empalados en estacas a lo largo y ancho del camino, héroe o villano la historia en los próximos tiempos se encargará de juzgar a Galvar.
    Miniaturas Adjuntadas Miniaturas Adjuntadas Guild_Showcasebannerbaradin.jpg   wow___tol_barad_14_by_byorrsingyr-d5eam9j.jpg   Sin_titulo.png  
    Última edición por Aard; 15/01/2018 a las 22:31

Miembros que pueden ver este tema:

Etiquetas para este Tema

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •