Nombre
Undin
Apellidos o apodo
Barbaplata
Raza
Enano Barbabronce (Forjaz, Loch Modan, Ventormenta, Nueva Lordaeron)
Nivel de Rol
3
¿Tienes más personajes? ¿Cuales son?
Hariam Wolper de Braken
¿Qué promociones tienes con otros personajes?
Migración
¿Este personaje aspira a alguna promoción o migración? ¿Cual es?
Nobleza
Clase
Guerrero
Género
Masculino
Clan o tribu
Barbaplata
Edad
45
Metas
La destrucción absoluta de los hierro negro y la continuación de su apellido para que no vuelva a perderse.
Clase de Prestigio que aspiras
Ejemplar
Facción

Alianza


Academia o Maestro
Distintos por el mundo, el mas reciente su teniente en el ejercito de Forjaz, actualmente es auto-didacta pero no dudará en buscar ayuda en los soldados de Nueva Lordaeron.
Organizaciones
Ex-Miembro de el ejercito de Forjaz.
Altura del personaje
1,26
Peso
118 kg
Piel o etnia
Barbaplata
Características Físicas del Rostro
Nariz grande y redonda, ojos marrones. Labios gruesos.
Forma y color del Cabello y vello facial
Pelo liso y de tonos anaranjados con matices marrones, arreglado en una coleta corta y en una barba cuidada con oleos y adornos de metal en trenza.
Complexión

Musculoso


Misceláneas
Un aro en la oreja izquierda y tres más pequeños en la derecha.
Personalidad
Bonachón, peleón, salvaje. Pendiente de su raza y su familia por encima del resto de cosas, prepotente excepto cuando sabe que no debe.
Alineamiento de Rol

Caótico bueno


Orientación Sexual

Heterosexual


Enfermedades y trastornos
-
Creencias e Ideales
En los titanes.
Conocimientos
Lenguaje enánico de nacimiento y común. Herrería y minería, amén de pesca cocina y primeros auxilios básicos.
Miedos
Tiene miedo a que sus ideales y su familia se pierdan en el tiempo, a no ser recordado en el futuro.
Clase Social

Clase alta


Familia y Allegados
Freya y Ferya Barbaplata, hermanas, ambas vivas. Tanto su padre Thyr como su madre Agatha y su hermano Tharo están muertos.
Enemigos
Hierro negro
Monturas y compañeros
Un carnero llamado Sacoescombro
Lugar de Nacimiento
Forjaz.
Residencia Actual
Nueva Lordaeron.
Herencias y tierras
Dispone de tierras en nueva Lordaeron debido a la promoción de nobleza.
Trabajos o negocios de tu personaje
Herrero.
Títulos y rangos
Barón de Escudo de Piedra, perteneciente a Nuevo Lordaeron.
Hobbies
Tallar, fumar, beber y la estrategia militar.
Inventario
Comida, bebida, hierba de pipa y un saco de monedas.
Biografía del personaje
Día 1, primera era de Undin, hijo de Thyr, primera época.

Mi nombre es Undin Barbaplata, señor de uno mismo y las tierras de su padre antes que el Thyr Barbaplata. Mi nacimiento no destacó del de el resto, un enano naciendo desde las entrañas de su madre en las mismas entrañas de Forjaz. A diario ocurre, no fue un gran hecho ni fue celebrado por nadie, aun que tampoco nadie me lo reprochó. ¿Por que iban a hacerlo? Mi padre Thyr Barbaplata era un simple mercader de madera, aparte de leñador, claro. Se levantaba temprano con su hacha, se embutía en una camisa de lana gruesa, unos pantalones duros de cuero atados con tirantes, botas altas y una chaqueta reforzada, y salía a tumbar arboles. A la noche volvía con una bolsa de monedas de plata, suficiente para vivir. No nos iba mal, no podiamos quejarnos. Mi madre, Agatha, se dedicaba a su familia, simplemente. Era hija de granjeros y herreros, tampoco había mucha pompa en su linaje.

Antes de seguir, supongo que querreis saber, si alguien en un futuro lee esto, por que narices hago esto. Hoy dejo el ejercito de Forjaz, y mi rango de capitán tras pedir permiso para ello, claro, no soy un profugo ni estoy loco, contrariamente de las palabras hirientes o no de mis personas cercanas. Y como hoy es un dia especial, un viejo gnomo, compañero de viajes me aseguró que debía hacer esto... realmente no se por que, cosas de gnomos supongo, pero no voy a rechazarle que es una buena forma de que la gente conozca tus viajes y otras... cosas.

Como decía, hija de granjeros. Viviamos en una residencia del interior de la ciudad, bastante bonita, mis padres yo, mi hermano y mis hermanas. Thyr, Agatha, Tharo, Undin, Freya y Ferya, en orden descendente de edad. La vida era tranquila, mi hermano y yo ayudabamos a mi padre en su trabajo y gracias a eso hasta conseguimos ahorrar algo para la familia mientras mi madre y mis hermanas nos hacian ropa nueva, cocinaban y limpiaban. Cuando tenía veintitres años unas fiebres se llevaron a mi hermano y mi madre, dejandonos solos y apartados del mundo, la gente creía que la peste de lordaeron era lo que había matado a mi familia y nos querian apartar hasta tuvimos amenazas, que pronto se deshicieron y quedaron comprobadas como simples falacias. Mi padre quedó tocado por las acusaciones y las muertes y como consecuencia nos envió a los tres, a sus hijos supervivientes a entrenarse con la guardia cuando mis hermanas aun eran niñas. Comprendo sus actos, pero a dia de hoy lo veo innecesario.

14 años despues, mi padre nos reunió de nuevo a todos en nuestra casa, ya eramos todos adultos y el un anciano cuando nos anunció que nos iríamos todos de Forjaz, pues los hierro negro serían aceptados debido a los tres martillos y como barbabronces no podiamos aceptar tal ofensa. En semana y media preparamos los bartulos, vendimos nuestro hogar y compramos unos carneros de carga para llevar nuestros enseres durante nuestros viajes. Vagamos por el mundo, recorrimos practicamente todos los territorios de la alianza en reinos del este, aprendimos idiomas y conocimientos de todo tipo, yo fui adiestrado en el arte de la guerra y en la herrería por un viejo conocido de mi padre en Loch Modan y mis hermanas conmigo. No fue hasta pasados tres años hasta que llegamos al reciente reino de Nueva Lorderon, reinado por Khaldran Winchester. Mi padre nos aseguró que esa sería una buena tierra. ¿Con humanos? ¿Para que ibamos a trabajar con humanos? No comprendía por que un nuevo rey iba a ayudar a unos enanos sin mayor tesoro que unos carneros, una mula y una minima bolsa de oro, restante de la venta de una casa vieja.

Al llegar, se gastó el dinero en ropa nueva, brillante y adornada con un cuervo en la solapa para todos. ¿El dinero de nuestra casa en ropa? Todos pensamos lo mismo al principio, está loco, el viaje lo ha trastocado... Cuanto nos equivocaríamos. Al llegar dejó la mula y los carneros en el establo y nos ordenó silencio y discrecion, debíamos ir a hablar con el rey, ya lo había concertado todo. Al llegar, era la hora de las audiencias para el nuevo rey y el viejo enano se acercó, hincó la rodilla y se presentó como debía, miré a mis hermanas, y los tres, atónitos imitamos a nuestro padre. Tras ello comenzó a relatar una historia que ninguno habiamos escuchado. Hablaba de un antepasado suyo, de hace un par de generaciones, mi bisabuelo, Udgard Barbaplata, quien poseía tierras y titulos en unas montañas de Loch Modan. Las había dejado atrás cuando se casó con mi bisabuela, Helga, una martillo salvaje. Las dejó al casarse con ella pues las tierras eran peligrosas, bandidos y otras bestias rondaban la zona y con su primogénito en camino, mi abuelo Tharo, por quien llamaron a mi hermano, solo les quedaba huir y resguardarse en zona segura. Padre sacó un pedazo de madera con los colores perdidos y machacado por el tiempo, en el que se veian a dos cuervos negros peleandose sobre un fondo gris y naranja. Junto a ese sello, de su morral sacó un pedazo de tela del mismo color y con el mismo simbolo, todo lo que quedaba de su antigua casa. Tan solo pidió tierras para trabajar y ser trabajadas a cambio de ofrecerle al rey sus antuguas tierras en Loch Modan cuando fueran reclamadas. El rey aceptó el trato y tras devolver sus preciados tesoros al viejo y agradecido enano, mandó llamar a un conde cuyo nombre ahora no recuerdo al cual mi padre juró lealtad como barón de Nuevo Lordaeron.

Tras ayudar a mi padre y mis hermanas a asentarse en sus nuevas tierras las cuales bautizó como les informé de mis intenciones de volver a Forjaz y terminar así con el permiso cedido por el ejercito para viajar. Ahora que eramos „nobles” debíamos estar a la altura, supongo. Preparé a Sacoescombro, mi carnero, para el viaje y nos pusimos en camino tan rápido como pudimos. Estuve ahí cinco años, era un simple soldado cuando lo había apartado temporalmente, pero hasta ayer mismo había ascendido por distintos meritos por todo el territorio de la alianza hasta cabo primero de la decimo septima tropa de vanguardia del poderoso ejercito de Forjaz. ¿Por que dejar todo esto? Anteayer llegó una carta desde Nueva Lordaeron, mi padre murió de viejo al fin. Y digo al fin por que era una noticia sin duda esperada, las enfermedades de la vejez le podían ya y casi ni nos reconocía. Ahora estará vagando por los salones subterraneos buscando a los titanes. Mi destino ahora es ir a Nuevo Lordaeron como el mayor de la familia barbaplata para cuidar de la baronía y los intereses del reino humano, por el momento, mas mi hogar es y será Forjaz y será purgado de esa plaga hierro negro tarde o temprano, quizá con este nuevo título tenga más posiblidades de conseguirlo. Al llegar a Nueva Lordaeron, decidió rebautizar sus tierras como „Escudo de Piedra” debido a su apodo en el ejercito de Forjaz al usar siempre un escudo en batalla.

(pendiente de remodelacion tambien)